La 4T, a la caza de los autores de la “verdad histórica” del caso Ayotzinapa

Jesús Murillo Karam. Foto: Germán Canseco

 

Jesús Murillo Karam, autor de la “verdad histórica”, se convirtió en el primer exfuncionario de alto nivel detenido por la agresión contra los normalistas de Ayotzinapa, derivado de las irregularidades con las cuales la entonces PGR, encabezada por él, integró la averiguación previa del caso Iguala.

 

A unas horas de que Alejandro Encinas dio a conocer el informe más reciente sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, ocurrida en 2014, acto que determinó como “crimen de Estado”, y ante la falta de indicios de que los normalistas estén vivos, la Fiscalía General de la República anunció la captura de Jesús Murillo Karam, exprocurador general de la República, autor de la “verdad histórica” del caso Iguala. La FGR también dio a conocer que va por 20 mandos militares y otros funcionarios estatales y municipales que estuvieron implicados en la desaparición y homicidio de los estudiantes.

Proceso.– A unas semanas de que se cumplan ocho años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el escándalo por ese crimen de lesa humanidad cobró otra relevancia con la aprehensión del exprocurador General de la República, Jesús Murillo Karam.

La tarde del viernes 19, el primer responsable de las indagatorias se convirtió en perseguido, bajo los cargos de tortura, desaparición forzada y obstrucción en la administración de la justicia.

Con la captura, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador sepultó en definitiva “la verdad histórica”, que construyó el propio Murillo Karam durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. Horas antes, el subsecretario de Derechos Humanos, de la secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, declaró formalmente como “crimen de Estado” la desaparición de los estudiantes.

La Fiscalía General de la República (FGR) también dio a conocer que va por 20 mandos militares y otros funcionarios estatales y municipales que estuvieron implicados en la desaparición y homicidio de los estudiantes.

Los mandamientos de captura fueron emitidos por el Juez Segundo de Procesos Penales Federales en el Estado de México, con sede en Toluca, quien también libró órdenes de aprehensión contra cinco autoridades administrativas y judiciales del estado de Guerrero; 26 policías de Huitzuco; seis de Iguala y uno de Cocula; más 11 policías estatales de Guerrero y 14 miembros del grupo criminal Guerreros Unidos.

“Los delitos por los que se libraron las órdenes de aprehensión son por delincuencia organizada, desaparición forzada, tortura, homicidio y delitos contra la administración de justicia”, precisó la FGR.

Las imputaciones en cada caso se darán a conocer en el proceso penal correspondiente, y el cumplimiento de las órdenes de aprehensión serán también informadas en el momento procesal que la ley autorice, explicó la autoridad federal.

Durante el mismo viernes 19, un juez federal dio la libertad provisional a Rosario Robles, quien se encuentra en prisión desde hace tres años, acusada de ejercicio indebido del servicio público durante su gestión en las secretarías de Desarrollo Social (Sedeso) y de Desarrollo Urbano y Territorial (Sedatu).

La exfuncionaria, quien ahora se acogió a un criterio de oportunidad, reemplazó en 2015 a Murillo Karam en esta última dependencia, implicada en el escándalo por desvío de recursos mediante instituciones de educación superior.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2390 de la revista Proceso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *