“Por el arco de la sotana”

Por Salvador Hernández LANDEROS

Me “canso ganso”, que el dicho “Hágase la voluntad de Dios, en los bueyes
de mi compadre”, le “viene al dedo” a Monseñor Rogelio Cabrera López.
Con una boda, civil y religiosa en Garza García, el máximo representante del
catolicismo en Nuevo León, mostró que le viene guango el “Covid-19”.
Tan le viene, que las recomendaciones y medidas de las autoridades para evitar
los contagios, se las pasó por el arco, no del triunfo, sino de la sotana.
La ceremonia religiosa se celebró en la parroquia Nuestra Señora Reyna de
los Ángeles y el festejo en una residencia particular con 200 invitados.
Y no es la primera vez que Monseñor Cabrera marca la diferencia social. Hizo
lo mismo con la boda del senador Samuel García Sepúlveda, en Catedral.
Muchas bodas religiosas se han suspendido por la contingencia sanitaria,
luego de un comunicado de prohibir cualquier actividad pastoral o formativa.
Para celebrar la boda del senador, Monseñor Cabrera reculó a su disposición
y dijo que se celebrarían bodas con un máximo de 15 asistentes.
Las parejas que han acatado y no las medidas sanitarias, están en su derecho
de buscar formalizar, o no, su compromiso, quedando eso en su conciencia.
Pero no sólo Monseñor Cabrera quedó mal con sus católicos. Otros que
quedaron peor fueron el Gobernador y el alcalde de San Pedro Garza García.
Jaime Rodríguez debe ordenarle al doctor de la O, para que ponga un alto al
jerarca eclesiástico y evite contagios con hechos, no con oraciones.
Y Miguel Treviño, que vaya con el diseñador grupero “Checo Nava”, por unos
pantalones de mezclilla, para verse con más autoridad y frenar estos eventos.
chavalolanderos@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *