Confinamiento impacta sentimientos y bolsillos de artistas de Nuevo León

Monterrey, NL., 16 Jun (Agencia Informativa de México).- El largo confinamiento obligado por la pandemia del Covid-19 está impactando el arte y a los creadores de Nuevo León, y además ya ha perforado muy duramente sus bolsillos Así coincidieron la artista visual María Sada y el bailarín, coreógrafo y promotor cultural José Ramírez Garza, en su participación en el programa Diálogos con Creadores, que transmitió el Consejo para la Cultura y las Artes (Conarte) de Nuevo León, a través de Facebook Live.

Sada comentó que “este confinamiento por la pandemia del Covid-19 ha sido un golpe muy fuerte para los artistas, sobre todo en lo económico, porque las ventas han caído “. “Yo tengo la suerte de estar siendo apoyada a través del Sistema Nacional de Creadores y eso ha sido la diferencia, me ha permitido estar en paz y concentrarme en trabajar”.

Dijo que “esta es una pandemia que se ha derivado del tema que he estado tratado desde algún tiempo, que es el daño a los ecosistemas; entonces me refuerza la urgencia de intentar comunicar esto y mi trabajar al servicio de la conservación de los ecosistemas, la protección de la flora y la fauna”. Y en la cuestión creativa, acoto, se tendrá que hablar de lo que esta pandemia va a afectar no solamente a los temas, sino también cómo se van a mostrar.

Por su parte, Ramírez Garza, director fundador del Monterrey International Ballet Gala & Workshop, coincidió  que esta situación de confinamiento ha sido una etapa difícil para todos los artistas. “Se han caído proyectos, nos hemos visto envueltos en esta vorágine de sentimientos”, indicó.

Opinó que  “esto de estar encerrados, muchos no lo habíamos hecho, ni lo entendíamos”. “Creo, que mi trabajo ha sido en lo particular difícil, sobre todo por dejar el contacto con la gente, porque me alimento mucho de ese contacto, de poder hablar con alguien, saber qué están haciendo, qué están sintiendo”, añadió.

Comentó que “en el campo creativo, la danza expresa esta normalidad, los coreógrafos y bailarines están explorando nuevas formas de expresión”. “Esto, sin duda, va cambiar el contenido, los diálogos, nos tiene que hacer más sensibles a muchas cosas, entre ellas, a ser más colaborativos y sensibles y redimensionar nuestra relación con el medio ambiente y la naturaleza”, subrayó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *