Las cabañuelas, creencia popular que desconocen los jóvenes

Monterrey, N.L. 2 Ene. de 2020.- Consideradas por generaciones como un método tradicional empleado por los agricultores y también por residentes de las ciudades a fin de predecir las condiciones climáticas de todo el año que recién inicia, basándose en la observación de las condiciones atmosféricas en los primeros 12 días de enero.

Desde hace aproximadamente 35 mil años antes de Cristo, este tipo de predicciones se hacían con base en la Luna, lo que permitió al hombre poder cazar y pescar de acuerdo a las condiciones climatológicas.

Se tiene la creencia que las cabañuelas surgieron en España a raíz de la “Fiesta de los Tabernáculos”, en la que los judíos recordaban los 40 años en que su pueblo tuvo que caminar por el desierto del Sinaí, en busca de la Tierra Prometida, la cual incluía ritos en los que se predecía el tiempo.

El origen de “las cabañuelas” en México proviene de los aztecas, quienes a su vez adoptaron este conocimiento de los mayas, pues en ambos casos su calendario consistía de 18 meses con 20 días cada uno. Los primeros 18 días de enero servían para cada uno de los meses y los dos días restantes predecían otros  fenómenos.

Los agricultores estudiaban los cambios climáticos durante los primeros días de enero para conocer el pronóstico del tiempo durante los 12 meses del año. Por ejemplo, si para el día 10 de enero llovía o hacía frío, el mes número diez (que en este caso corresponde a octubre) ocurriría un fenómeno similar.

Con base a este tipo de análisis, sabían en qué mes podían sembrar o realizar otro tipo de actividad. Para los campesinos es una prioridad llevar la lectura de las cabañuelas porque gracias a este estudio empírico, podrán predecir los meses de lluvias y sequías para sembrar y obtener buena cosecha.

Quienes se valen de este método, deben llevar una bitácora del clima de cada día de enero, anotar las características del cielo, la temperatura, el viento y después relacionar ese día con el mes que le corresponde.

Los agricultores se ayudaban con esta técnica, sin embargo, esta tradición se ha ido perdiendo debido a que el cambio climático que ha vivido el mundo en las últimas décadas, ha modificado sus resultados.

En la zona metropolitana de Monterrey sólo las personas mayores de 60 años conocen bien a bien el concepto de las cabañuelas, mientras que los más jóvenes sólo las conocen de oídas por tradición familiar, o de plano las desconocen.

El Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) presenta el mapa de riesgos a los que se enfrenta el uso de suelo agrícola de México en el Atlas Agroalimentario 2019, destacando que en 2018 se vieron afectados 522 municipios por fenómenos hidrometeorológicos, de los cuales 160 fueron por sequía, seguido por granizadas (53 municipios) y 52 por exceso de humedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *