La clase media, el nuevo blanco de los secuestradores: experto

Las familias de clase alta y los empresarios de gran perfil del país cuentan con equipos de seguridad profesionales y discretos que dificultan el trabajo de los delincuentes, por lo que ahora buscan victimas con un perfil socioeconómico menor.

 

Familias de profesionistas o pequeños y medianos empresarios de clase media o media alta, son el nuevo blanco de los secuestradores, toda vez que estas personas no cuentan con un equipo de seguridad con el que puedan defenderse de dichos ataques.

Las familias de clase alta y los empresarios de gran perfil del país cuentan con equipos de seguridad profesionales y discretos que dificultan el trabajo de los delincuentes, por lo que ahora buscan victimas con un perfil socioeconómico menor, detalló Ivan Ivanovich, director general AGS Group dedicada a prestar servicios de Protección Ejecutiva y Residencial de alto nivel.

Un secuestro a una persona de clase media o media alta requiere menor costo, logística e incluso riesgo para estos delincuentes, explicó el especialista en entrevista con Forbes México.

“En muchos casos no tienen la logística de mantener a la persona secuestrada por mucho tiempo y prefieren lamentablemente quitarle la vida en lo que están negociando, entonces para ellos resulta mucho más fácil y generalmente son los secuestros que ellos consideran de menor impacto (mediático)”, señaló.

El caso del secuestro y posterior asesinato de Norberto Ronquillo, un estudiante de la Universidad del Pedregal de 22 años, salió de la norma debido a la relevancia mediática y en redes sociales que adquirió. De acuerdo con cifras del organismo Alto al Secuestro de diciembre de 2018 a mayo de 2019 se han registrado en promedio cinco secuestros al día en el país.

En la capital del país vivió la crisis más elevada de secuestros enfocados en personas con alto valor adquisitivo hace 20 años, detalla el especialista, lo que provocó que el mercado de la seguridad privada tuviera mayor demanda y ello impulso la especialización de estos cuerpos de seguridad.

“La seguridad ejecutiva es aquello que la ciudadanía en general identifica como escoltas, es la actividad de proteger al ejecutivo a través de una serie de procesos preventivos como en su caso reactivo que tienen que ver con proteger la vida de una persona importante para una organización para un país. Conforme van creciendo las amenazas crece la demanda hacia la protección ejecutivo, sobre todo en la propia capacitación y entrenamiento de estos elementos”, señaló el especialista.

El especialista señaló que para poder detectar el potencial riesgo de que una persona esté en la mira de los delincuentes es necesario un extenso análisis de seguridad, sin embargo, señaló que existen diversos hábitos que pueden adoptar las personas para tratar de evitar ser blanco de este delito.

En términos generales Ivanovioch recomendó evitar dar a conocer detalles de las actividades cotidianas en redes sociales; mantenerse informado acerca de las características de los actos delictivos que se comenten por las zonas que s frecuentan y estar pendiente de las rutas cotidianas de traslado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *